Se acaba el período de Formación en Centros de Trabajo para muchos y muchas estudiantes de formación profesional, que han cursado el segundo año en el CIPFP Mislata. Según el Servicio Público de Empleo Estatal, al menos uno de cada tres habrá encontrado empleo en la empresa donde ha realizado las prácticas y en nuestro centro más del 80% del alumnado ha sido contratado por la empresa donde realizaba las FCT en el último año. Si ese es tu caso, ¿qué aspectos debes que tener en cuenta cuando firmes tu nuevo contrato laboral?

1) Alta en la Seguridad Social e inscripción en el SEPE como demandante de empleo

Estos dos requisitos son básicos a la hora de iniciar nuestra relación laboral con la empresa. El alta en la Tesorería de la Seguridad Social te permitirá disponer de tu número de afiliado/a a la seguridad social, que servirá para toda tu trayectoria laboral. En este link puedes pedir cita para realizar este trámite.

En cuanto a la inscripción en el Servicio Público de Empleo Estatal, es un paso previo a la contratación que demandan muchas empresas, ya que si contratan a personas demandantes de empleo reciben bonificaciones y ayudas. 

2) Conocer las tipologías de contratos de trabajo

Antes de firmar el contrato, debes informarte bien acerca de las diferentes opciones de contratación laboral que existen para saber identificar y valorar si el que te proponen es el más adecuado. Básicamente existen cuatro variantes: contrato indefinido, contrato temporal, contrato en formación y aprendizaje y contrato en prácticas. Aquí tienes información oficial sobre los distintos modelos de contratos con los que te puedes encontrar.

3) Comprobar las cláusulas del contrato

Lee con detenimiento tu contrato y comprueba que los siguientes aspectos coinciden con lo acordado previamente con la empresa:

  • La jornada de trabajo: si es parcial o completa
  • La duración del contrato: la fecha de finalización del contrato es importante sobre todo en los contratos de carácter temporal. Si se trata de un contrato por obra y servicio en la fecha de finalización pondrá “fin de obra”.
  • La duración del período de prueba: durante este periodo cualquiera de las dos partes podrá extinguir el contrato sin derecho a indemnización.
  • La duración de las vacaciones: deben ser de 30 días naturales al año.
  • El salario: comprueba si el salario es bruto o neto y si tienes 12 o 14 pagas anuales. si las pagas extras van prorrateadas a lo largo del año o no y asegúrate de que la retribución sea, como mínimo, la acordada en el convenio colectivo del sector en relación con el grupo profesional y que nunca sea menor del salario mínimo interprofesional. 
  • El lugar de trabajo: determina si el empleado/a tendrá que desplazarse a distintos centros de trabajo o, por el contrario, si deberá permanecer siempre en la misma ubicación.

4) Quédate con una copia del contrato

Una vez lo hayas firmado, debes asegurarte de que te quedas con tu copia del contrato. La copia debe ir firmada también por ambas partes y debe incluir el sello de la empresa. Es interesante que la conserves para revisar las condiciones de tu contrato en caso de que lo necesites y como prueba de vuestro acuerdo. 

Una vez firmado tu contrato de trabajo, te recomendamos que disfrutes de la oportunidad, que pongas en práctica todos los conocimientos adquiridos durante tu etapa formativa y que te muestres proactiva/o.